article img
Emprendedores

"Busco que la mujer desde joven tenga conciencia del autocuidado y no asustarla con que el cáncer de mama es muerte".

La diseñadora que desarrolló un dispositivo para anticipar esta enfermedad, hoy es finalista a nivel latinoamericano del llamado "Nobel del diseño" y busca escalar este año su innovación.

A inicios de 2019 el examen de título para convertirse en diseñadora llevó a Josefa Cortés a buscar ideas para desarrollar un nuevo producto, proceso que se topó con una mala noticia que llegó de improviso: una familiar, que años antes había detectado algo en su mama pero que no había hecho nada al respecto, había sido diagnosticada con cáncer, suceso que en vez de paralizar a la estudiante se convirtió en el centro de su proyecto final. 'Ella había sentido un ‘poroto', pero lo ignoró. Tres años después fue al doctor por otra razón y ahí le dijeron que tenía un tumor grado cuatro. Me di cuenta que ella había sentido algo, pero no supo distinguirlo, y me preocupó porque yo tampoco sabía y ninguna de mis amigas. Me involucré con el tema y empecé a ver cómo las mujeres menores de 40 años, que no se hacen mamografías, podrían estar atentas. Tres de cada diez casos de cáncer de mama son en mujeres menores de 40 años', relata Cortés, que transformó esta preocupación en un dispositivo que busca incentivar el autoexamen y que bautizó como Palpa.

El primer paso para desarrollar la innovación, cuenta la diseñadora, fue agendar reuniones con ginecólogos y cirujanos expertos, quienes le explicaron cómo se sentía y cuáles eran las características de un tumor que podría ser cáncer. En paralelo, se reunió con jóvenes para saber si ellas practicaban el autoexamen: 'Esto es muy importante porque antes de los 40 las mujeres no tienen acceso a otro medio para saber si tienen cáncer. Las campañas están muy enfocadas en mujeres mayores, pero qué pasa con esos tres de cada diez casos. Entrevisté a mujeres que no tenían mamás porque habían muerto por cáncer de mama y ellas no se querían autoexaminar porque le tenían terror al tema, quise hacer algo más cercano, que no las asustara', dice Cortés y agrega que 'hay mucho miedo y tabú, hay desinformación (..) Busco que la mujer desde joven tenga conciencia de este autocuidado, que se le enseñe de manera cercana y cotidiana, y no asustarla con que el cáncer de mama es igual a muerte, es una enfermedad curable si se pilla temprano. Se debe enseñar en el colegio, uno se puede autoexaminar desde los 15 años, hacer que esto no sea un tema que se hable a los 40, sino que se ataque desde antes'.

Con ese objetivo y con la idea de diseñar algo que se pudiera incorporar en la rutina diaria de las mujeres, a fines de 2019 desarrolló Palpa, una esponja de silicona en forma de mama y que adentro contiene un objeto impreso en 3D que simula un tumor con características malignas —testeado por médicos—, y que se llena con jabón líquido. La idea, explica, es que se utilice en la ducha y que la usuaria examine la mama y conozca cómo es un quiste cancerígeno. Al usarlo, el jabón cae por el dispositivo, que tiene un masajeador, y permite que la mujer pueda inspeccionar su seno. Esta idea le significó a Cortés obtener su título de diseñadora y saltar de ser estudiante a emprendedora. 'Me inspiré en los fantomas, réplicas del cuerpo humano que se usan en carreras como medicina, hay algunos que enseñan cómo se siente una mama, pero solo está en algunas consultas. Quise que eso pudiera estar en la casa y así usarlo cuando se quiera', asegura Cortés, que acaba de capacitarse para ser instructora del autoexamen, con lo que busca generar contenido de cómo realizar la autoexploración mamaria en las redes sociales vinculadas a su emprendimiento.

Escalando la producción

En enero de 2020 ganó un concurso del Centro de Innovación UC para asistir a una feria de startups en Estados Unidos, lo que validó su idea de llevar su diseño —que ya está patentado— a una empresa. En octubre pasado —mes de sensibilización sobre el cáncer de mama— comenzó a vender sus primeros dispositivos, que comercializa en formato individual y a través de un kit que, además de la esponja, contiene un folleto informativo, un calendario —pues se recomienda que el autoexamen se practique el día siete del ciclo menstrual— y jabón. Hoy, cerca de 250 mujeres tienen su Palpa, cuenta Cortés, y detalla que 40 de ellas son pacientes de cáncer del Hospital Sótero del Río, a las que se les donó el dispositivo a través de la Fundación Chile Sin Cáncer.

Actualmente, la emprendedora —que en 2020 fue una de las 100 Jóvenes Líderes, reconocimiento otorgado por 'El Mercurio' y la UAI—, está rediseñando algunos detalles en base al feedback de quienes ya han utilizado Palpa, para poder escalar la producción de su innovación, lo que ya está haciendo con una fábrica local que tiene capacidad de producir mil al día. Esta industrialización, dice Cortés, está motivada por el interés y demanda de empresas que buscan regalar el dispositivo a sus colaboradoras, compañías que ya han adquirido la esponja y que hoy siguen en conversaciones con la diseñadora que acaba de ganar su primer fondo semilla de Corfo.

Para este año cuenta que espera vender cerca de 10 mil Palpas, poniendo foco en una campaña masiva para octubre próximo. Asimismo, es finalista en una de las categorías de la convocatoria Diseño Responde, desafío que apunta a diseñadores latinoamericanos y que organizan la Fundación Index Award —organización danesa que entrega el llamado 'Nobel del diseño'— y la Facultad de Diseño de la UDD. En caso de ganar a nivel regional, Cortés se enfrentará en la competencia final con diseñadores de todo el mundo.

Fuente: El Mercurio

Escrito por

Equipo UDD Ventures

Nuestra área de comunicaciones tiene como objetivo generar y compartir contenidos relevantes para el ecosistema. Entregando información actualizada sobre las convocatorias vigentes, hitos importantes de nuestros emprendedores y temáticas de interés general, tanto para emprendedores, corporaciones, academia y estado.

TÓPICOS:

Emprendedores

AUTORES