article img
Emprendedores

Alba: el dispositivo tecnológico que está irrumpiendo en la kinesiología actual.

Tamara Alballay, ingeniera comercial y Pamela Salazar, ingeniera civil industrial son las creadoras y fundadoras del dispositivo tecnológico Alba. Este proyecto nace cuando tomaron el “Dlab” de la Universidad del Desarrollo, que es el programa que se puede optar como proyecto de título y la temática que les tocó fue salud. Tamara y Pamela buscaron una problemática dentro del área y eligieron los accidentes cerebro vasculares, los cuales se caracterizan por debilidad motora en todo un lado del cuerpo.                               

Junto a pacientes y especialistas investigaron cuáles son las mayores deficiencias que se presentan en la rehabilitación y qué ejercicios permiten una significativa recuperación de la movilidad.   

Solución

El proyecto se concretó en Alba, un dispositivo kinésico tecnológico que permite ejercicios simétricos guiados por el lado sano del cuerpo. El paciente junto a Alba puede realizar ejercicios de ambos hemisferios a la vez, los cuales son guiados por el lado sano del cuerpo.

 

Primeros resultados

Gracias al fondo Semilla Inicia de Corfo patrocinado por UDD Ventures, realizaron un plan piloto en el Hospital Clínico del Sur en Concepción, en donde pudieron hacer las primeras validaciones.

En el Hospital Clínico del Sur, Alba tuvo una buena aceptación, pero se dieron cuenta que faltaba sumar tecnología para lograr autonomía en la rehabilitación.    

 “El tema de los usuarios fue súper aceptado, veían algo nuevo y además Alba tiene recorridos lúdicos entonces le agrega todo el lado cognitivo a la rehabilitación, estaban súper concentrados y era como un caballito de carrera, estaban súper enfocados en hacer la rehabilitación en Alba. Tuvimos buenos resultados por aceptación de ambos, pero nos nació la problemática y nos dimos cuenta que Alba debía tener tecnología.” Señaló Tamara.

 En este punto fue que Tamara, comenta, se dio cuenta que tenían que estar en el hospital para decirle a los pacientes “esta es la placa, tienes que hacer 15 repeticiones de esto y añadíamos el recorrido, pero después decíamos claro, estamos nosotras metidas al lado, y nos decían los Kines que sería bueno tener una pantalla que le dijera al paciente cuál es el recorrido que ellos tienen que ir realizando.”

 Posteriormente ejecutaron un fondo  SSAF de Corfo patrocinado por la Universidad de Concepción, que les permitió incorporar un monitor y asistente virtual. Con la ayuda de un video explicativo del ejercicio, la asistente virtual va mencionando cuál es el ejercicio que tiene que hacer el paciente y con cuántas repeticiones. Además, Alba cuenta con un grupo de asesores kinesiológicos que han ido enseñándole a Tamara y Pamela cuáles son los ejercicios, repeticiones,  y movimientos adecuados.    

Pandemia

Tamara relata que la pandemia, dentro de todo, fue algo positivo para Alba. Se dieron cuenta que la tecnología era algo esencial para su funcionamiento, más en este nuevo contexto,  donde la telerehabilitación y la telemedicina llegaron para quedarse.    

Para esta etapa, Alba creó una plataforma en la que el especialista puede ingresar y ver si el paciente realizó o no los ejercicios en su casa, cuántas repeticiones hizo, y ver los avances con un gráfico de dispersión de cómo está el nivel de movilidad del paciente.

En febrero del 2021 Alba logró llegar al Hospital Sotero del Río, y pese al Covid-19 podrán hacer una validación técnica del dispositivo y la tecnología ya que cuentan con 3 dispositivos Alba en el hospital.

 

Paso por UDD Ventures    

“Nos ayudó en nuestros primeros pasos para quedara sólo en un proyecto de título, logramos gracias a la UDD poder sacarlo adelante y que sea realmente un proyecto que ayude a las personas, que era el ideal de la creación de Alba. Este paso fue la aprobación y el impulso de que no quedara solo como una idea, sino que saliera al mercado”.

Tamara señaló  que lo que más les ayudó en su proyecto fue la  red de contactos, conocimiento, patrocinio y poder armar un modelo de negocio que fuese escalable en el  tiempo. “Gracias a la red de contactos que ofrecen es que pudimos  llegar al Hospital Clínico del Sur que es donde pudimos llevar a cabo nuestra primera validación”, afirmó Tamara.

Siguientes pasos

A corto plazo Alba tiene como objetivo poder publicar los resultados de la validación que están realizando en el Hospital Sótero del Río bajo el comité de ética de la institución, y si los resultados son positivos, serán publicados en una revista científica.

 A largo plazo, Alba pretende realizar un prototipo low cost para que el aparato tecnológico sea accesible a personas naturales para que lo puedan tener en sus casas y así lograr la misma rehabilitación que pueden encontrar en un centro de salud.

Alba no solo quiere quedarse con la validación de los accidentes cerebro vasculares sino que también incorporar el uso del dispositivo a gente con alguna debilidad motora, para la tercera edad y gente con Alzhéimer, ya que también ayuda y estimula el lado cognitivo. Finalmente,  Alba también pretende no solo quedarse en Chile, sino que también poder validarse en otros países y lograr la internacionalización del dispositivo.

 

Escrito por

Equipo UDD Ventures

Nuestra área de comunicaciones tiene como objetivo generar y compartir contenidos relevantes para el ecosistema. Entregando información actualizada sobre las convocatorias vigentes, hitos importantes de nuestros emprendedores y temáticas de interés general, tanto para emprendedores, corporaciones, academia y estado.

TÓPICOS:

Emprendedores

AUTORES