article img
Emprendedores UDDV

CV-19, la oportunidad que tenemos ¡y debemos aprovechar!

Primero fue una risa nerviosa, nos hacían gracia algunos chistes, pero pasan los días y nos llenamos de incertidumbres, preguntas y temores, olvidando (o sin saber muchas veces) que la “realidad” es lo que armamos en nuestra mente, y por lo tanto, es lo que proyectamos y vivimos. He ahí la importancia de ser siempre positivo y bondadoso. Apenas llevamos unas semanas encerrados viviendo una situación que por años parecía de película. Empezamos a vivir y descubrir algunas cosas, como que las situaciones límites son capaces de mostrar lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros. La rutina del encierro nos desordena la estructura del día a día, muchas cosas dejan de tener sentido y nos invade la desmotivación dando paso a una “confortable” depresión sin ver que esta es una GRAN OPORTUNIDAD para conectarnos con nosotros mismos y conocer realmente cuáles son nuestras capacidades, habilidades y objetivos. ¡Conocer y aceptar nuestras fortalezas y debilidades nos hará más fuertes y eficientes!

Estaba escribiendo sobre el Coronavirus, pero perfectamente podría ser sobre deporte, y es acá donde me gustaría compartirles una breve reflexión.

Cuando un deportista decide dedicarse a la competencia, sabe que para triunfar necesitará mucho más que “tener ganas y voluntad”, pues el éxito no se improvisa y es fruto del esfuerzo, perseverancia, disciplina, constancia y contar con los recursos mínimos para poder comenzar. Al igual que en los negocios, y muchos aspectos generales de la vida, se necesita tener un objetivo (medible, cuantificable y alcanzable), fijar una pauta de entrenamiento (estrategia a seguir para alcanzar el objetivo), contar con entrenador, kinesiólogo, nutricionista, etc. (formar un equipo de trabajo), establecer controles periódicos para medir progresos en la preparación, y analizar posibles cambios que se requieran (evaluación, coordinación y control). 

El deportista de alto rendimiento sabe que para lograr su objetivo deberá privarse de muchas cosas; vida social intensa, acostarse tarde, no cuidarse en las comidas, y varias más. En muchas ocasiones se cuestionará si tanto sacrificio valdrá la pena y más de una vez surgirá la incertidumbre de querer abandonar por no ver los resultados esperados en los plazos estimados. Entonces, ¿Qué lo hace seguir adelante?, ¿Qué lo hace diferente al resto que no compite, o que haciéndolo, abandona en el camino? Muy sencillo, la convicción absoluta que el éxito depende solamente de él y de que tanto quiera ese objetivo, para tener la capacidad de sacrificar y aguantar mientras ese día llega. Tal cual reza un dicho japonés, “Es un problema de tiempo para que la dedicación, perseverancia y disciplina le ganen a las condiciones”.

Estaba escribiendo sobre deporte, pero perfectamente podría ser sobre emprendimiento.

Más temprano que tarde se levantarán las barreras de aislamiento y no seremos los mismos, el mundo no será el mismo. Aprovechemos este tiempo para conocernos y prepararnos, para que al escuchar el pistoletazo de salida salgamos corriendo como bestias para lograr nuestro objetivo y no nos quedemos parados pensando en qué podemos hacer. 

 

Escrito por

Alfredo Irarrázaval

Fanático del ciclismo y triatlón. Fundador de Dot empresa que cuenta con plantas productivas en Santiago y penal Colina 1 con certificación ISO9001. Actualmente, dedicado a Marley Coffee Trucks además de creador del proyecto “Marley Believe” que fomenta la creación de empleos y desarrollo de negocios sustentables para personas marginadas.

Otras publicaciones del autor