article img
Artículos

El gran papel del intraemprendimiento.

Hace un tiempo tuve una conversación con Gabriel Lama, coach dedicado el alto rendimiento ejecutivo, y le pregunté qué hacían los mejores líderes para mantener un gran desempeño, y la respuesta fue una: ellos entrenan.

Estamos en pleno desarrollo de una pandemia sin precedentes, y aunque no hay certezas de cómo pueda evolucionar este proceso en el corto plazo, a nivel de empresa, el objetivo es estar siempre preparado para adaptarse a la contingencia.

Las empresas que no preparen a sus equipos para adaptarse a la aceleración de la transformación digital y a la llamada “low touch economy” sin lugar a dudas quedarán desfasadas y perderán terreno. Dicha esta situación ¿de qué manera comenzar? Lo primero es el aspecto cultural, el estado mental, para luego comenzar a trabajar lo técnico y tecnológico.

Åsa Caap es autora de un libro titulado “Corporate Hacker”, donde afirma que las corporaciones que deseen impulsar y fomentar el espíritu emprendedor dentro de sus organizaciones deberán entrenar de una manera totalmente nueva a sus equipos. Se deben parecer más a una startup que a una gran división corporativa lenta y burocrática,

Es muy importante fortalecer la formación de intraemprendedores, con programas especializados y diseñados exclusivamente para que los ejecutivos de grandes empresas logren adquirir y desarrollar un conjunto sólido de habilidades y prácticas propias de una startup. 

En el libro “Corporate Rebels” de Joost Minnaar y Pim de Morree se sostiene que el 85% de los empleados están desconectados de sus trabajos, el 23% se siente agotado y el 37% cree que su trabajo no hace una contribución útil a la sociedad. En síntesis, trabajar como lo conocemos hoy simplemente no está funcionando. Dicho libro nos hace ver que los lugares de trabajo podrían y deberían ser mejores, es necesario poder manejar una manera nueva de abordar el empleo.

La urgencia de entrenarse para la llamada “nueva normalidad” es inmediata. Será necesario entonces poner foco en aprender y adaptarse en velocidad. El perfeccionamiento de las actuales habilidades de los ejecutivos de hoy marcará el desempeño de las corporaciones en el futuro. Se estima que con el término de las cuarentenas la venta presencial nuevamente volverá a retomar sus números habituales. La interacción con clientes, los cierres de negocios, y la importancia de la negociación en persona siempre tendrán el factor humano como una constante natural esencial. Sin embargo, estamos frente a cambios hábitos de consumo y producción nunca antes vistos, y será necesario estar entrenados para desempeñarnos tanto en el mundo digital como en el presencial de manera óptima.

Nicolas Bry en su libro “The Intrapreneurs’ Factory” plantea que el intraemprendimiento es un poderoso motor que requiere una conducción práctica: el patrocinio, el compromiso comercial, los plazos claros y el entrenamiento estricto de los intraemprendedores son los más frecuentes. En este libro se afirma que “la velocidad de aprendizaje del cliente es la nueva ventaja injusta y el ir rápido requiere un nuevo libro de jugadas”. En definitiva, es muy importante que las empresas se planifiquen y piensen en llevar a sus equipos al siguiente nivel de desarrollo. Antes de crear un laboratorio de innovación, una aceleradora de negocios corporativa o una célula ágil dentro de una empresa, se hace necesario tener un equipo con visión, con propósito y con mentalidad de crecimiento.

FUENTE: Mundo en línea

Photo by Bill Jelen on Unsplash

Escrito por

Angel Morales

Ingeniero Comercial y Magíster en Innovación UC con experiencia en innovación social en Servicio País, Fundación América Solidaria y TECHO; experiencia en la Incubadora de Negocios INACAP y Transforme Consultores; trayectoria como Docente en U. Santo Tomás y U. Mayor, y Tutor MBA UDD. Actualmente Director Ejecutivo en UDD Ventures.